fbpx

70 años de representar, defender y ganar cientos de casos

En casi siete décadas de operaciones, el Bufete Farell se ha posicionado como una de las firmas con mayor prestigio en el país. Pero, el más grande reconocimiento para los abogados y socios del despacho, los Licenciados Arsenio Farell Campa y Luis Jorge Castro Trejo, consiste en la lealtad de sus clientes.

“Generalmente, los clientes piden la lealtad del litigante, empero, nosotros consideramos que es más importante la lealtad del cliente hacia quienes defendemos su caso como propio. Lamentablemente no todos los clientes son leales”, refiere el Licenciado Farell Campa, para quien Litigio es “pasión” por ser la rama del Derecho que da la oportunidad de “experimentar” la procuración de justicia.

El Bufete Farell fue fundado en 1949 por el Licenciado Arsenio Farell Cubillas, en compañía de los abogados Raúl Paz y Puente, Rafael Peralta Rosas y Cecilio Garza García, sin embargo, en 1973, pasó la estafeta de la dirección a su hijo el Licenciado Arsenio Farell, quien encontró en el jurista Luis Jorge Castro Trejo, la dupla perfecta para impulsar el despacho con un sentido social.

 “A veces los litigantes nos concentramos en los honorarios y no en la gente que no puede pagar una defensa. Hemos captado clientes tanto con grandes posibilidades económicas y también hemos defendido a quienes no tienen para pagar por nuestro compromiso social con México”, afirma el abogado Luis Jorge Castro Trejo, especialista en Derecho Civil, Mercantil, Administrativo, Familiar y Juicio de Amparo.

Así durante 46 años han logrado conjuntar un equipo profesional de cuatro abogados más asociados al despacho para ofrecer asesoría multidisciplinaria en materia de Responsabilidad Civil, Litigio Mercantil y Civil, Propiedad Intelectual, Amparo, y el ejercicio del Derecho Familiar y Administrativo.

Entre sus clientes están Grupo Bal, conglomerado mexicano con empresas en diversos sectores de la Economía; Discos Musart, compañía musical; Farmacia de Genéricos; Farmacias el Fénix del Centro; Farmacia de Vanguardia; Bolsa Mexicana de Valores; SIF ICAP, empresa de corretaje financiero; entre otras.

Su clave del éxito, dicen, el trato personal con sus clientes. “Nosotros nacimos como despacho con el objetivo de litigar. Hay otras firmas que se vuelven corporativos empresariales, nosotros nos mantenemos con la visión de ser un despacho de abogados litigantes”, afirma el abogado Arsenio Farell Campa.

Finalmente, con el fin de aportar y compartir parte de su experiencia profesional, los abogados instan a las nuevas generaciones a conducirse con honestidad y ética profesional a fin de seguir creciendo como gremio y por supuesto, como país.