fbpx

DEL MODELO TRADICIONAL HACIA UN MODELO DE NEGOCIOS

Más que abogados, asesores de negocios


El nombre de GarcíaMingo & Tejedo da pasos firmes y seguros en el campo de los servicios legales en México. Habiéndose fundado en junio de 2018, cuenta con una amplia cartera de clientes, éxitos en el área jurídica y un cúmulo de ventajas competitivas resumidas en su capacidad de adaptación, innovación y frescura, características apoyadas en la experiencia de sus socios.

El equipo está integrado por ocho selectos abogados a la cabeza de los cuales están Alfonso García-Mingo, Juan Tejedo Moreira y Carlos Acle Aquique, quienes cuentan con destacados currículos y experiencia de entre 10 a 30 años en la prestación de servicios profesionales a clientes nacionales e internacionales, especialmente en el establecimiento de inversiones y desarrollos empresariales en México.


Con el sustento y experiencia de haberse formado en grandes firmas legales, emprendieron el proyecto de formar un despacho boutique que les permitiera un crecimiento orgánico en el campo legal, evolucionando desde el modelo tradicional de prestación de servicios profesionales, hacia un modelo de negocios que se desplaza entre el conocimiento técnico, la innovación, la comprensión de negocios y resolución de los problemas de los clientes que quieren un asesoramiento cercano, pero a la vez global.


Más que constituir una firma grande, quieren crecer de forma sostenida y ordenada, sin alejarse del trato personalizado que los caracteriza. “Buscamos atender a nuestros clientes en forma especializada concentrados en cada detalle, siendo más que sus abogados, sus asesores en las áreas de práctica y asuntos que hacemos muy bien”, enfatiza Alfonso García-Mingo.


Las áreas de práctica de la firma son corporativo, inmobiliario, fusiones y adquisiciones, laboral, energía y minero. “Capitalizamos las experiencias de todos para aprender entre y de todos. Estamos formando abogados jóvenes muy bien integrados, con una filosofía de trabajo en equipo. A los clientes le damos la seguridad de estar totalmente involucrados en sus asuntos, siendo estratégicos, flexibles e innovadores”, agrega García-Mingo.


Atentos a los cambios en el modo de ejercer el Derecho, Carlos Acle, socio del despacho, afirma que a diario afrontamos nuevos retos en una dinámica competitiva e innovadora. “Nuestra tarea es expandir la visión, más que legal, empresarial. Somos eficientes en acompañar a nuestros clientes, no evadimos las obligaciones legales, por el contrario, apostamos al cumplimiento efectivo de la ley, evitando los excesos de quienes pretenden abusar”.


La juventud de la firma no significa inmadurez en el ejercicio, pues este equipo representa una nueva tendencia, que no solo ofrece asesoría, sino que se adapta a las exigencias de sus clientes, estudiando el asunto o negocio a profundidad a fin de impulsar su crecimiento blindando el éxito.


Por su parte, Juan Tejedo destaca como valor fundamental de la firma el establecimiento de elevados estándares de ética, deontología profesional y lucha contra la corrupción. “Somos honestos, no nos prestamos a la corrupción, ayudamos a que se consoliden operaciones importantes para el desarrollo de México. No buscamos dañar a otra persona, sino que nos contratan en proyectos para el crecimiento y desarrollo sustentable del país”.


Como especialista en asuntos laborales, Tejedo resaltó que México requiere de total apego a la ley sin interpretaciones convenientes a uno u otro sector, “enfatizamos el cumplimiento de la Ley Federal del Trabajo y apego a nuestro marco legal promoviendo la armonía sindical, el cumplimiento legal, el desarrollo social y económico”.


Para los socios de García Mingo & Tejedo, además de tener como prioridad la atención al cliente, es fundamental mantener la sinergia en el equipo, la lealtad, el aprendizaje, y afinidad en las relaciones personales y laborales, “somos compañeros, disfrutamos nuestro trabajo muy compaginado; respetamos los diversos puntos de vista nutriendo la dinámica de atención y la convivencia entre los socios y con los clientes”, menciona García-Mingo.


Conscientes de la importancia de su trabajo como abogados, proyectan como meta a mediano plazo incrementar trabajo Pro-Bono; asumiendo el compromiso con personas y organizaciones menos favorecidas, orientando sus procesos legales como una responsabilidad ética para alcanzar la justicia y el bien común de la sociedad mexicana.